01/09/2005

UNA ASIGNATURA PENDIENTE.


Por fin!.. Después de un largo paréntesis, cumplimos con una asignatura pendiente. Sólo el tiempo y la experiencia acumulada nos dice cómo iniciar una nueva etapa con menos errores. Hoy renacemos a la comunicación institucional sostenida por profesionales competentes y como gran protagonista, el Mandatario Registral de Automotores y Créditos Prendarios.

Estamos convencidos de que es necesario crecer en conocimiento, estar actualizados, dar testimonio, ser autocríticos y colaborar en lo que nos concierne a la búsqueda de la excelencia del sistema registral, fuente de nuestras actividades laborales.

Por ello, continuaremos con paso firme en acciones constructivas que den como respuesta la ansiada jerarquización de la actividad.Aunque bien sabemos que es una utopía en todas las profesiones. Sin embargo, no debe faltar a los propósitos motivacionales porque lo importante es la huella que se deja en el camino.

Así, con la timidez de la primer vez, pero con la seguridad de lo cierto y el entusiasmo de lo nuevo y bien intencionado,ponemos en tus manos esta revista de tu sector con la pretensión de que se transforme en un instrumento de apoyo a tu crecimiento.

Estimado colega, recordemos brevemente el escenario y nuestra misión.

Sabemos que nuestra intervención como mandatarios nos convierte muchas veces en asesores del acto comercial, respetando con equidad los intereses de comprador y vendedor, señalando sus derechos y obligaciones ante la Ley y normas tributarias. Pero también somos concientes de nuestra responsabilidad ante el organismo de aplicación, que nos ha diferenciado de improvisados y oportunistas, otorgándonos la matrícula de “mandatario” fijando normas precisas de contralor sobre actuación y permanencia.

Nuestra actitud de dar respuesta, nos incorpora a la dinámica de los negocios de los automotores y nos obliga a una veloz participación en la registración, al punto que la actividad en muchas organizaciones se extiende exigentemente las 24 horas del día.

En otros casos,la complejidad de un expediente registral conlleva al estudio meduloso y consulta con abogados,contadores o escribanos.

La enorme cantidad de nichos del mercado utomotor que acumulan variantes en la inscripción en los R.S.,conforman con lo expresado precedentemente nuestra verdadera importancia de ser profesional. Con la asistencia a empresas, organismos y particulares nuestra intervención toma protagonismo frente al desconocimiento pormenorizado del Régimen Jurídico del Automotor y leyes concomitantes.

La competencia exige estar informado,éste será un medio más a tu alcance y de tu pertenencia, se trata de cumplir una regla del Decálogo del Mandatario Automotor “LA MEJOR OPINION DE UN MANDATARIO ES SU INFORMACION”